Para garantizar la adecuada entrega de la mercancía en destino es preciso que vaya correctamente embalada. Se trata de un aspecto que en muchas ocasiones queda relegado a un segundo plano, aunque resulta trascendental para conseguir un envío seguro. Una mal embalaje puede originar más daños que si no llevará la suficiente protección. A continuación te detallamos los errores más frecuentes y que debemos evitar al embalar un paquete.

  1. No pegar la etiqueta de la agencia de transportes: esto si así lo requiere de manera obligatoria la mensajería. En caso de pérdida resultaría más complicada la localización al carecer de los adecuados datos identificativos.
  2. Emplear una caja que lleve una etiqueta anterior: está muy bien reciclar las cajas siempre que que estén en buen estado. Sin embargo, habría que despegar cualquier etiqueta que tenga de un envío anterior. De lo contrario podría conducir a una confusión al haber una mezcla de datos.
  3. Utilizar una caja deteriorada: esto puede originar una rotura de la caja durante el traslado, y por consiguiente la pérdida de la mercancía que vaya en el interior. En la medida de lo posible busca una caja de cartón rígida que carezca de grietas y que tenga las solapas en buen estado.
  4. No proteger los artículos afilados o con pico: siempre hay que utilizar material de protección para que la mercancía no sufra incidencias durante el transporte. En el caso de los elementos cortantes o con picos es preciso utilizar un refuerzo de papel de burbujas o de corcho para que la zona más afilada no rompa la caja.
  5. No emplear el suficiente material de protección entre los huecos: esto provoca que los artículos que hay en el interior de la caja se muevan mucho y haya un mayor riesgo de rotura o rozadura.

Embalar y enviar con tiempo la mercancía

Para evitar todo esto deberías seguir con atención los consejos de embalaje de Genei.

Para que tus paquetes lleguen a tiempo a su destino hay que ser previsor, así que procura contratar tus envíos con tiempo y no lo dejes para última hora. En ocasiones, hay empresas de mensajería que garantizan la recogida de la mercancía en el día, sobre todo en las principales ciudades.