Organizar una mudanza puede convertirse en lo más estresante del mundo. Se trata de una tarea llena de imprevistos que que implica una serie de esfuerzos, tanto físicos como económicos. Los muebles puedes confiarlos a una empresa especializada en transportes, pero aquellos objetos más delicados o que no entren en el camión puedes enviarlos a través de un servicio de paquetería. Encontrarás unos precios baratos a través de las mejores empresas de mensajería.

Eso sí, para que tus enseres lleguen a destino sin incidencias hay que embalarlos correctamente.

Embalar tus objetos personales

  • Intenta hacerte con varias cajas. Visita las tiendas de tu barrio por si les sobrase alguna. De no ser así tendrás que comprarlas. También precisarás de papel de burbujas para envolver los artículos más delicados, cinta adhesiva de 15 mm y un rotulador grueso para anotar el contenido de la misma.
  • Puedes aprovechar la mudanza para deshacerte de aquellas cosas que no te resulten ya útiles. Por ejemplo ropa que llevamos tiempo sin utilizar o incluso muebles que se hayan quedado anticuados. En cualquier caso, procura organizarte bien guardando en cada caja elementos de similares características. Una caja puedes destinarla para los libros, otro para los utensilios de la cocina, zapatos, etc.
  • Durante el traslado a tu nueva casa las pertenencias estarán expuestas a golpes y oscilaciones, por lo que el contenido más frágil podría fracturarse. De ahí que siempre se recomiende utilizar cajas en buen estado y que sean resistentes, además de utilizar el suficiente material de protección como papel de burbujas. En cualquier caso, a continuación te ofrecemos unos consejos de embalaje.
  • Para encontrar con más facilidad cada objeto procura nombrar o numerar las distintas cajas. Los más organizados suelen anotar en un cuaderno el contenido de cada caja.

Recuerda que con Genei tendrás muchas facilidades para los envíos económicos de paquetería.