En un negocio online no basta con ofrecer un servicio de mensajería urgente y seguro. Los clientes, cada vez más exigentes con el servicio de distribución, también reclaman un embalaje perfecto que garantice una adecuada experiencia en el proceso de compra y que al mismo tiempo contribuya a fidelizar.

Pero no sólo hay que reparar en la funcionalidad, también hay que fijarse en las necesidades del usuario. El diseño del embalaje debe estar orientado sobre todo al tipo de artículo que se va a mandar, ya que no es lo mismo embalar un producto delicado como cristal, que otro más resistente a los golpes como puede ser una prenda de ropa.

También en el empaquetado entran en escena otros factores como el peso o las medidas de la mercancía, así que procura adaptarlo para que durante el transporte no haya riesgos de roturas o deterioro de la caja.

Cómo escoger el embalaje perfecto para tu negocio electrónico

El embalaje es lo primero que percibe a simple vista el cliente nada más recibir su paquete. Además de garantizarnos que los artículos lleguen en perfecto estado a destino, también muestra el interés de la tienda online por trasladar una adecuada imagen de marca.

Un empaquetado adecuado debe reunir los siguientes requisitos:

1. Personalización

Siempre que sea posible intenta personalizar tu embalaje, y no solo con el logo de la compañía. También existe la posibilidad de integrar otros elementos como descuentos para las siguientes compras, mensajes promocionales, paquete de caramelos o información de interés como las futuras aperturas de tiendas físicas.

De esta manera estarás trabajando en la fidelización de tus clientes, que en vista del buen trabajo con el empaquetado se mostrarán más receptivos a la hora de hacer más adquisiciones en el futuro.

2. Cuidado con el medio ambiente

Utiliza un material reciclable y que pueda tener varios usos. El usuario está muy concienciado sobre la necesidad de cuidar nuestro entorno.

Además de la caja que protege la mercancía, también hay que prestarle atención al relleno que va en su interior. Utiliza un material que no ensucie y a poder ser no te excedas con la cantidad. Sin lugar a dudas, los expertos recomiendan utilizar cajas de cartón y relleno de papel, siempre que garanticen un transporte seguro del pedido.

Procura  que el envío, además de ecológico, esté debidamente protegido.

3. Mejora la experiencia del cliente

Seguro que en más de una ocasión se nos ha resistido la apertura de una caja y hemos tenido que recurrir a unas tijeras o a otro elemento cortante. Hay que facilitarle esta tarea al consumidor.

Aunque la mayoría de negocios apueste por sellar sus bultos con cinta adhesiva, también debe contemplarse la opción de bandas adhesivas de ida y vuelta, que también facilitarán la utilización del mismo paquete en caso de devolución. Será algo que tendrán en consideración los usuarios.

Cómo adaptar el empaquetado a mi tienda

Además de preocuparnos por el cliente también hay que adaptar el paquete a las necesidades del negocio. Y para ello debes buscar una solución que te garantice un montaje con agilidad, que no te haga perder tiempo. También te vendrá bien conocer estos consejos de embalaje que encontrarás en Genei.es.

Piensa en todo lo que puedes hacer con el tiempo que te sobre a partir de ahora. Y siempre garantizando un embalaje perfecto para tu tienda online.