chica con portatil comprando

Aunque fue un año muy disruptivo, 2020 avanzó,  lo que es más importante, la pandemia aceleró el cambio de las compras físicas al comercio electrónico en cinco años.

El año pasado, los consumidores se encontraron comprando en línea con mayor frecuencia. Hoy en día, un número creciente de personas opta por comprar en línea en lugar de en persona. A medida que persisten los bloqueos, los hábitos se están consolidando en torno al comercio digital.

Como era de esperar, el envío y la logística siguen cambiando después de la sacudida  del año pasado. Este año la industria se recalibrará aún más en torno al comercio electrónico. Los problemas de oferta y demanda han afectado los precios y los tiempos de entrega, pero se espera que se estabilicen. Esto a pesar de las persistentes incertidumbres en torno a la salud pública, la geopolítica y las nuevas tecnologías, como los drones comerciales de reparto.

Para los comerciantes,  este año es como el año de la revolución industrial. Con el aumento del comercio electrónico global, aquellos que se expanden a nuevos mercados serán recompensados ​​generosamente. Sin embargo, la mejor manera de surfear  la transición puede ser la diferencia entre dolores de cabeza y grandes ganancias. La clave del éxito es una estrategia de crecimiento eficaz, potenciada por soluciones de envíos seguros  y rentables.

Desde Genei, pudimos analizar las operaciones de envíos de nuestros usuarios que son dueños de comercio electrónico y encontramos que las tendencias en envíos y compras irán de la mano con las siguientes premisas:

  1. Las formas de ventas y las categorías de compra se han transformado, y lo seguirán haciendo.
  2. La omnicanalidad es la norma.
  3. Tanto el proceso de compra como la entrega deben ser el elemento diferenciador de tú e-Commerce
  4. Modelos de suscripción (así como Netflix)
  5. Inteligencia Artificial
  6. Internet de las cosas

1. Las formas de ventas y las categorías de compra se han transformado, y lo seguirán haciendo

La alimentación, la moda y la tecnología  ya no son los únicos productos que la gente espera comprar online: mobiliario, electrodomésticos e incluso productos de lujo, se han sumado a la lista. Los consumidores, e incluso las empresas, han recurrido a la compra online para conseguir todo lo que necesitan. Independientemente del tipo de negocio que tengas -ya seas fabricante, mayorista o minorista- y de la categoría de producto que vendas, ahora es el momento de adoptar la transformación digital. Empieza por crear un catálogo online que muestre todos tus productos, con un correo electrónico o un número de teléfono para consultas. A continuación, puedes desarrollar la automatización de la recepción de solicitudes de compra y del pago. En una fase posterior, puedes incluso mejorar la experiencia del usuario, como incluir un algoritmo de recomendaciones y la atención inmediata al cliente mediante chatbot.

2. La omnicanalidad es la norma

La clave es ofrecer tantos puntos de contacto como sea posible, para qué las marcas y los productos sean más accesibles para los consumidores. Por supuesto, primero hay que saber qué canales suelen visitar nuestros buyer persona para así dar en el blanco. Sin embargo, además del lanzamiento estratégico de los productos, hay otra cuestión muy importante: una buena gestión y previsión del inventario puede garantizar los niveles de stock en cada canal para minimizar cualquier coste de envío adicional debido a algunas transferencias excesivas entre canales y/o fabricantes.

3. Tanto el proceso de compra como la entrega deben ser el elemento diferenciador de tú e-Commerce

Cuando los consumidores pueden conseguir un mismo producto o similar en varias tiendas online, van a pedir más. Vender productos únicos y exclusivos es una forma de atraer/retener a los clientes, pero ofrecer un envío rápido y gratuito es probablemente una forma mejor y más fácil de conseguirlo.

Hoy en día, los consumidores se decantan por las marcas que ofrecen los mejores servicios de envío. No solo quieren que la gestión de sus pedidos se realice de forma rápida, sino que también esperan que el envío sea gratuito y transparente, y mejor si sus compras pueden llegar sin problemas al día siguiente, si no el mismo día. Esto es posible con la automatización, con la integración de la plataforma de e-commerce con los sistemas de gestión de almacenes y de envío, de modo que el pedido pueda cumplirse simultáneamente en cuanto se realice el pago.

4. Modelos de suscripción (así como Netflix)

Este esquema de venta va a tener un auge, ya que los consumidores muestran una tendencia a consumir productos de una misma marca de forma consecutiva. Esto implicaría que las empresas tengan una mejor logística, tanto en el almacén como en las entregas, y que automaticen sus procesos a fin de cumplir con la demanda.

5. Inteligencia Artificial

Con la alta demanda online que habrá en los próximos años, será necesario optimizar las operaciones logísticas con data y algoritmos para ser más eficientes. La tecnología también será útil para brindar mejores experiencias. Al cliente Por ejemplo, para recomendarle productos con base en su historial de compra

6. Internet de las cosas

Cada vez más personas utilizan asistentes de voz y electrodomésticos autónomos, por lo que los consumidores podrían solicitar o programar compras con tan solo mencionarlo. Aunque las empresas tendrían que tener suficiente inventario y alistar el pedido enseguida para cumplir con las entregas en tiempo y forma.

 

Estas premisas son producto de un año que con sus cuarentenas, distanciamiento, y cierres perimetrales ayudo al sector logístico y de Compra Online a reinventarse y mantenerse a flote, pero siguen existiendo algunas consideraciones que deben seguir tomando en cuenta empresas de cualquier tamaño y tiene que ver con soluciones logísticas y de envíos para cubrir las expectativas del cliente final, por ejemplo: los hubs urbanos,  emprendimiento internacional, logística colaborativa, etc. Estos son temas para hablarlos en detalle en una próxima entrada.