Durante las próximas semanas un importante número de jóvenes españoles harán la maleta para continuar con sus estudios en otras universidades. La beca Erasmus continúa siendo un gran atractivo para aquellos que desean ampliar conocimientos y profundizar en nuevos idiomas. A la ilusión de los universitarios por emprender un nuevo camino en su vida se une también la preocupación de las familias, que tendrán que hacer frente a los gastos de alojamiento, transporte y alimentación. Una plataforma de reserva de alojamiento para estudiantes ha realizado un estudio para conocer cuáles son las ciudades más baratas de Europa para los Erasmus y cuáles las más caras.

La mayor parte del presupuesto se destina sobre todo al alojamiento. Por lo general, el estudiante opta por compartir casa y no destina más del 30% de su dinero a ello. La habitación más barata en piso compartido para Erasmus se encuentra en Budapest, en donde la media de gasto alcanza los 249 euros. Por su parte, en Praga llegaría a los 313 euros, cuando en el lado opuesto de la balanza se encuentran Londres, Bruselas, Ámsterdam, París, Milán y Múnich, donde la habitación rebasa los 500 euros.

En lo que se refiere a la alimentación, los estudiantes de Barcelona y Madrid destinan de media 200 euros, pero las ciudades más baratas para comer son Praga (80 euros), Budapest (100), Oporto y Varsovia, con 120 euros al mes, además de Lisboa y Berlín, con 160.

El transporte más barato, en Bruselas y Praga

El menor desembolso lo encontramos en el transporte. Las ciudades más baratas para el transporte son Bruselas, Praga, Múnich, Budapest y Varsovia, con menos de 12 euros al mes. A continuación se encuentran Milán, Oporto, París, Roma, Madrid y Berlín. Por su parte, la más cara es Londres, en donde el abono de transporte llega a los 104 euros.

Los estudiantes de Erasmus también podrán ahorrar en paquetería gracias al comparador de envíos Genei, en donde el descuento alcanza hasta el 70%.