Siempre nos gusta tener un detalle con nuestros amigos y seres queridos durante las navidades. ¿Y por qué no obsequiarles con una caja de vino? No tengas pánico ante posibles roturas o extravios. Los servicios de mensajería se ocupan de que todo llegue a la perfección a su destino. Eso sí, habrá que prestarle mucha atención al embalaje, ya que se trata de mercancía muy delicada y cualquier movimiento puede dañar las botellas.

Las empresas de vino ya saben cómo realizar los envíos de botellas, pero si eres un particular te interesará conocer que hay embalajes y cajas especialmente diseñadas para este material. Si no te agrada esta posibilidad tienes la opción de emplear una caja rígida de cartón y rellenar los huecos que queden con papel de burbujas. De esa manera habrá menos riesgo de que las botellas se rocen entre sí.

En la caja debes especificar que se trata de material delicado, de mercancía frágil. Con poner una hoja en un lugar visible en donde se especifique el tranporte de cristal sería suficiente. Una vez que coloques las botellas en la caja revisa que vaya bien precintada con cinta adhesiva.

En el caso de que decidas meter las botellas de cristal tumbadas es posible que durante el traslado pueda verse afectado por algún golpe o por la presión que ejercen la presencia de varias botellas. Esto te obligará a colocarlas en posición vertical.

Por cierto, en algunos países hay restricciones en lo que se refiere al envío de bebidas alcohólicas. Antes de nada hay que informarse sobre las condiciones que impongan los distintos gobiernos y tener en consideración el coste de las aduanas, así como la documentación precisa para garantizar su adecuada entrega.

Para enviar vino a precio reducido a cualquier lugar del mundo tienes la posibilidad de recurrir a un comparador como Genei, que trabaja con las principales agencias de transporte del mercado, garantizando un servicio puerta y con seguimiento del envío.