El comercio electrónico ha impulsado durante 2018 al sector de la mensajería, hasta el punto de considerarse como el año con mejores resultados en su historia. Para estar a la altura de un público cada vez más exigente han tenido que asumir una serie de retos que incluye la incorporación de las nuevas tecnologías a sus métodos de trabajo así como a los esfuerzos para enfrentarse a los periodos con más volumen de pedidos, como suelen ser las Navidades o el Black.

Una de las empresas más implicadas en el ámbito ecommerce es Correos, que ha establecido como una prioridad este tipo de paquetería, como demuestra que 4 de cada 10 paquetes que pasan por sus manos procedan de las compras por Internet. Durante el año pasado la compañía postal gestionó más de 106 millones de paquetes, lo que representa un 61% más que en 2017.

Para agilizar el proceso de reparto la nueva maquinaria de clasificación de paquetes le permite administrar de manera autómatica unos 6.000 bultos a la hora en los 18 centros logístico que tiene la empresa postal.

La previsión es que durante los próximos tres años invierta 45 millones de euros en mejoras, frente a los 1.720 que tiene previsto gastar UPS a nivel europeo.

El sector de la paquetería ha tenido que hacer importantes esfuerzos para dar respuesta al elevado número de pedidos de los últimos meses de 2018, tanto a nivel tecnológico como de personal. Seur gestionó un 40% más de envíos durante las semanas de Navidad en relación a cualquier otra semana del ejercicio, mientras que las entregas diarias de MWR se incrementaron un 38%.

Para ello han contratado a más de 2.000 nuevos trabajadores, sobre todo repartidores, que en el caso de Seur han supuesto el 90% de las contrataciones temporales.

La importancia del comercio electrónico en el ámbito logístico

El 71% de los internautas de entre 16 y 75 años asegura que durante el año pasado realizó alguna compra por Internet. Esto supone que unos 20 millones de personas optaron por este método para realizar sus adquisiciones, según los datos dde IAB.

De hecho, en el segundo trimestre de 2018 las compras online llegaban a los 9.300 millones de euros, con un aumento del 27,2% en relación al mismo periodo del año anterior.

Estas cifras obedecen en gran medida a la irrupción de plataformas como Amazon, pero también a la mayor oferta de entrega por parte de los agentes tradicionales, que apuestan por abaratar los costes de envíos y la reducción de los tiempos de espera. Para ello cuentan con soluciones muy atractivas como el comparador de envíos Genei, en donde el ahorro en paquetería alcanza hasta el 70% respecto a las paqueterías convencionales.